“La cocina ha de ser coqueta, con guiños, para emocionar, para transportarnos. No sólo se vende comida sino espacios de felicidad”
— Ramón Freixa
navidad 2018.jpg